Uña encarnada

Este problema aparece por una presión constante sobre la lámina de la uña, bien sea por otros dedos, un zapato apretado, o por un componente genético, dando lugar a una espícula dolorosa que se incrusta en los canales de la uña.