Por qué me sangran las encías y cómo evitarlo

Las encías sangrantes pueden ser síntoma de que estás en riesgo de padecer enfermedad periodontal. El sangrado persistente de las encías puede deberse a la acumulación de placa en los dientes. También puede ser señal de alguna afección médica.

Causas

La causa principal del sangrado en las encías es la acumulación de placa bacteriana. Esto deriva en la inflamación de las encías, también conocida como gingivitis. La placa que no se retira se acaba endureciendo, convirtiéndose en sarro, lo que hace aumentar el sangrado y provoca enfermedad periodontal, que afecta también al hueso que rodea al diente, y que se conoce como periodontitis o piorrea.

Otras causas pueden ser:

  • - Cepillarse con demasiada fuerza
  • - Cambios hormonales producidos durante el embarazo
  • - Dientes mal colocados, o apiñados
  • - Mal ajuste de prótesis u otros aparatos dentales
  • - Mal uso del hilo dental
  • - Infección, que puede estar tanto en los dientes como en las encías
  • - Uso de anticoagulantes
  • - Trastornos hemorrágicos (enfermedades sanguíneas, o déficit de vitamina K o C)

Prevención

Es muy sencillo mantener nuestras encías sanas si visitamos al odontólogo al menos cada 6 meses para realizar una limpieza dental profesional, realizar un examen periodontal y ajustar tu prótesis dental u otros aparatos dentales si están dañando las encías. Es fundamental seguir las recomendaciones del odontólogo sobre higiene y hábitos de prevención. Estas son:

- Cepíllate los dientes con suavidad, con un cepillo de dureza media, al menos dos veces al día. Es mejor cepillarse a los 30 minutos de haber comido

- El uso del hilo dental o de cepillos interdentales previene la acumulación de placa allí donde el cepillo no llega y la formación de caries entre los dientes

- Realiza enjuagues de agua con sal, ya que ayuda a controlar la inflamación y el sangrado. (NO uses enjuagues bucales que contengan alcohol, ya que pueden agravar el problema)

- Sigue una dieta saludable y equilibrada que ayude a mantener tu sistema inmunológico fuerte. Esto influye directamente en el estado de salud de tus encías. Trata de evitar los refrescos entre las comidas y reduce el consumo de carbohidratos

- Evita el tabaco y las situaciones de estrés

- Si te han diagnosticado una deficiencia de vitaminas, toma suplementos vitamínicos

- Evita el uso de ácido acetilsalicílico (aspirina), a menos que el médico te lo haya recomendado

- Si un medicamento te está causando sequedad bucal e irritación, solicita al médico una alternativa

- Utiliza un dispositivo de irrigación oral para masajear las encías