Odontología preventiva

“Más vale prevenir que curar”. Es deber del dentista trasmitir la importancia de realizar revisiones cada 6 meses para corregir con antelación lesiones que serían más complicadas y costosas de tratar si las dejáramos evolucionar.