Cuidados de la boca

Para mantener tus dientes sanos: Cuídalos bien cepillándotelos tres veces al día durante dos o tres minutos

Cepillo-de-dientes

La seda dental es el único modo de limpiar entre los dientes para retirar los restos de comida y evitar así las caries interdentales, que están entre las más frecuentes. La seda dental y el colutorio deberán formar parte de tu kit bucodental básico.

La mejor técnica de cepillado. Realizar movimientos circulares y verticales por todas las superficies de los dientes durante el tiempo recomendado. Pero ojo: cepillarnos los dientes en exceso, con fuerza, o realizando movimientos horizontales desgasta el esmalte de los dientes generando problemas de sensibilidad dental.

Consulte al dentista qué pasta de dientes es más apropiada para usted.

Visita al dentista al menos 2 veces al año para diagnosticar de forma precoz cualquier problema bucodental y evitar tratamientos más complicados y costosos, así como para cualquier duda que le pueda surgir. Esperar a tener una molestia para acudir a la consulta aumenta el temor al dentista, retrasando la visita y empeorando su salud bucodental, creando así un círculo vicioso.

Fumar fomenta la acumulación de sarro en la boca, amarillea los dientes y favorece el crecimiento de bacterias que afectan a las encías, facilitando la aparición de gingivitis y enfermedad periodontal (“piorrea”) y la consiguiente pérdida de piezas dentarias. Favorece también la aparición de lesiones precancerosas y de carcinomas orales.

Alimentacion

Embarazo. Debido a los cambios hormonales que se producen durante el embarazo las encías suelen sangrar e inflamarse con más facilidad debido a la acumulación de placa. Si piensas quedarte embarazada o ya lo estás, acude a tu dentista para que le aconseje sobre el mantenimiento de la salud bucodental durante esta etapa, tanto consejos de higiene como de alimentación, y evitar problemas en las encías o pérdida de piezas dentarias.

Tras la menopausia se produce un descenso de los estrógenos provocando cambios en las encías y en el hueso que sustenta los dientes, de manera que requiere un mayor cuidado y asesoramiento profesional.

Si tomas antibióticos, píldoras anticonceptivas, antihistamínicos, tranquilizantes, analgésicos o antidepresivos durante un tiempo prolongado, disminuye la cantidad y la calidad de la saliva (“xerostomía”), dejando la boca más desprotegida frente a las caries, siendo necesarios tratamientos que favorezcan la producción de saliva y por consiguiente, la calidad de vida del paciente.

Cuidar nuestra alimentación es un factor importantísimo para el mantenimiento de una buena salud bucodental. Reduce el consumo de azúcares, ya que generan ácidos que desmineralizan el esmalte de los dientes provocando caries. Las bebidas con gas pueden erosionar el esmalte y el café es uno de los grandes enemigos de la blancura dental. Por otro lado la ingesta de alimentos muy fríos o muy calientes provoca un contraste de temperatura en los dientes haciéndolos más sensibles.